CONTADOR DE VISITAS

lunes, 22 de diciembre de 2008

El colectivismo africano


En África apenas existe la propiedad privada. Sólo para lo imprescindible, pero todos saben que lo que se tiene es para compartirlo. Para bien y para mal. Cuando algún africano llega del campo a la ciudad lo primero que hace es localizar a alguien de su clan o de su tribu. No le costará demasiado encontrar a alguno de sus compatriotas. Se reconocerán y se darán un apretón de manos muy fuerte. Comenzará la fase de los saludos y dirán de quiénes son hijos y nietos, quiénes son sus hermanos y primos primeros y segundos… Recorrerán con grandes risas todas las ramas de la familia hasta hallar su grado de parentesco, que siempre lo hay. Entonces el recién llegado disfrutará de la hospitalidad del primero, sea en forma de un lugar para dormir o para compartir la comida, o lo poco que haya.

 Si alguno del clan tiene suerte y fortuna, en seguida se verá rodeado por todos sus familiares que irán a compartirla con él, y el se verá totalmente obligado –la palabra no es obligado porque forma parte de su modo de entender las cosas- a tener detalles con cada uno de sus familiares cercanos o lejanos. La vieja sabiduría dice que se ha de compartir todo lo que se tiene con los hermanos y con otros miembros del clan, o sea, con sus primos (el primo por parte materna es más importante que el marido). Si viaja de la ciudad al campo tendrá que llevar obsequios a todos los miembros de su clan lo que supone grandes gastos, que muestran su grado de bienestar material.

 Según cuenta Ryszard Kapucinski en Ébano, cuando él llegaba a un poblado y tenía sólo un caramelo para darles como regalo a los niños, éste era cogido por uno de ellos que lo partía con la boca dando a cada uno de los allí presentes un trocito del mismo. Ninguno entendía que debía apropiarse de él.

 El ser humano no se entiende en soledad. El ser humano es en compañía hasta las últimas consecuencias. Hasta después de la muerte. La peor tortura para un africano es encontrarse solo y no poder compartir o reír con los suyos. El individualismo es sinónimo de desgracia y de maldición. Sólo un clan organizado puede hacer frente a las adversidades de la fortuna. En una casa africana, por pobre que sea,  se vive con las puertas abiertas, éstas siempre están dispuestas a acoger a los que vengan, y la hospitalidad es sagrada. Al huésped siempre se le ofrece lo mejor, e incluso se lo quitarán de su boca para dárselo al que ha llegado.

 Sin embargo, a pesar de esto, en las ciudades africanas, cuando son algo mayores que un poblado, o son ciudades grandes, a estos valores se añaden otras lacras como son los hurtos que son muy frecuentes. El problema es que cuando se roba algo se está quitando algo imprescindible para sobrevivir. Hay mujeres y familias cuya única posesión es una olla con la que cuecen alimentos para vender en el mercado. Tiene esa olla y tres piedras que le sirven de soporte. Quitarle esa olla es quitarle más que la vida. Por eso cuando se descubre a un ladrón muchas veces es la policía quien lo tiene que proteger ante la furia  de la gente que quiere lincharlo. No hay peor delito en África que robar al que no tiene nada más que lo mínimo para sobrevivir.

 Los inmigrantes que logran llegar a Europa y pueden trabajar envían remesas de dinero a sus familias, y estas lo redistribuyen entre los familiares más cercanos. El regreso está vedado. Cuando dan el salto a Europa sólo pueden volver como visitantes para compartir su buena fortuna, que siempre será mejor que la de los que se quedan allí. Son el sostén de su familia. Por eso cuando en estas fechas llegan noticias de multitudes de africanos que deambulan por Jaén, o por Huelva en busca de una brizna de trabajo sea en la vendimia, la recogida de la aceituna o las fresas, siento una especial tristeza porque este año con la crisis no hay trabajo para los extranjeros. Supongo que es normal que si lo hay, sea para los españoles, pero no deja de ser una terrible desgracia para ellos y para todos los que dependen de los que están aquí. El trabajo de los inmigrantes es una de las formas mejores de redistribución de la ayuda a África, mejor que los programas de solidaridad promovidos por las Naciones Unidas y por ONGs. La crisis a los que primero golpea es a los más frágiles, que son el eslabón más debil de la cadena. 

33 comentarios:

Rosa Silverio dijo...

Hola, Joselu.

Espero que estés bien y te deseo que la pases rodeado de amor y felicidad en estas navidades.

Quiero decirte que este blog no sólo me gusta mucho sino que es para mí una especie de remanso. Encuentro en este lugar lo que no hallo en otros, quizás porque yo también siento una conexión especial con el continente africano, porque me preocupan sus dolores y me contagio de sus alegrías, porque me parece un lugar hermoso golpeado por realidades terribles, pero lleno de una cultura riquísima e interesante.

Las dos entradas anteriores las disfruté muchísimo, en especial la del tiempo porque eso es algo que a mí en particular siempre me ha preocupado mucho. Esta forma de percibir el tiempo tan occidental resulta angustiaste y extenuante. Cuando leí la entrada quise tomar un avión e irme a África, sentarme allí y aprehender el tiempo de esa forma que lo hacen ellos. Quizás yo pueda hacerlo desde aquí, no lo sé, pero mi realidad es otra.

Estoy en el Caribe, en un lugarcito que como diría nuestro poeta Pedro Mir está colocado en el mismo trayecto del sol, un lugar en donde todo va a un ritmo tan distinto que a veces parece un cuento fantástico.

Esta entrada sobre el colectivismo africano me ha emocionado mucho porque me ha recordado el campo de mi abuela, un lugar en donde siempre tienen las puertas abiertas para todos, en donde los vecinos comparten la comida, en donde no importa a la hora que llegues y que no hayas avisado: nunca molestas y siempre aparece cama y comida. Ese es un lugar especial, que ocupa un rincón muy sagrado en mi corazón.

Con el tiempo se ha vuelto más feo y más pobre, pero yo sigo viéndolo hermoso.

La gente de allá es tan solidaria, tan diferente a la gente de la ciudad. Cuando voy al campo desde que estoy en el "Callejón de los Filpo" ya comienzan todos a saludarme y ya comienzo yo a saludarlos a todos. Mi familia (la de la ciudad) dice que yo soy la heredera de mi abuela, porque saludo demasiado y soy excesivamente empática, y a lo mejor tengan razón, pero cuando vives en un lugar en donde no te encuentras, en donde sientes que te asfixias y que no perteneces allí, en donde no entiendes su ritmo ni sus formas, en donde sólo a veces sientes que estás dentro pero la mayor parte del tiempo te encierras en tu caja urbana o te metes debajo de tu campana de cristal (como diría Plath), entonces es más probable que se entienda que me sienta tan cómoda en ese campo lleno de gente necesitada, sin mucha educación, pero sobre todo amable y cercana.

Bueno, eso era todo lo que quería decir.

Ah, antes de que se me olvide, si te fijas en la plantilla la palabra comentarios no se ve porque en la configuración la letra la tiene puesta de color blanco. Yo incluso pensaba que no se podía comentar en este blog.

Te lo digo por si no lo sabías para que lo cambies. Sólo tienes que ir a la plantilla, expandir los artilugios, buscar esa parte y cambiarle el color por uno que haga contraste con el blanco. Si no sabes cómo, yo con todo el gusto te ayudo. Sólo tienes que decírmelo.

Te dejo muchos saludos y espero que este blog no desaparezca.

Joselu dijo...

Rosa, no sabes cómo me estimula y me anima tu comentario denso y profundo para continuar escribiendo, lo que está en mi deseo pero no sé si lo podré seguir haciendo cuando comience a trabajar después de navidades. He disfrutado con tu comentario tanto o más que escribiendo el post. Veo que en el pueblo de tu abuela siguen existiendo estas formas colectivas y de relación. Es un prodigio que en un tiempo tan despersonalizado como el que estamos todavía queden reductos del tiempo lento y la propiedad colectiva. Intentaré cambiar la letra de los comentarios, el problema es que yo los veo y por mucho que intento cambiarlo veo que no lo hace. Lo intento de nuevo. Un abrazo muy fuerte y gracias, Rosa.

Rosa Silverio dijo...

Joselu, ojalá puedas continuar con el blog luego de tus vacaciones navideñas... de verdad que deseo que sea así.

Con relación a lo de los comentarios ya sé lo que pasa.

Resulta que tienes en tu plantilla configurado que los links se vean de color blanco, por eso en la columna de la derecha (la azul) se ven, en donde tienes tu lista de blogs, lectores, archivo y tu perfil. Pero cuando estamos en la parte de las entradas, los links no se ven porque el fondo es blanco.

Si quieres prueba esto: Vas a tu escritorio dentro de blogger, luego a diseño, después a Edición HTML, marcas la casilla de expandir artilugios de la plantilla y luego buscas lo siguiente:

.comment-link {
margin-left:.6em;
}

A eso añádele lo siguiente:

.comment-link {
margin-left:.6em;
color:#333333;
}

Luego le das a vista previa para ver si te funciona. De ser así le das a guardar plantilla.

De no ser funcionar, me avisas, puesto que hay otra forma pero te modificaría el color blanco que tienes en la columna azul de la derecha (modificaría el color de todos los links de la plantilla) y tendríamos que encontrar un color que se vea tanto en azul como en blanco.

Por cierto, a veces la palabra comentarios (el link) sí se ve después de que alguien puncha encima porque en la configuración html de tu plantilla tienes un gris como color para los links que han sido visitados.

Bueno, esto es un rollo, ¿no?

Espero que puedas hacerlo, pero si acaso te da problemas, te reitero mi disposición de ayudarte. Sólo tienes que escribirme.

Un gran saludo,

Ro

Animal de Fondo dijo...

Joselu, el blog está tomando un vuelo extraordinario, es maravilloso lo que llevas dicho en tan pocas entradas. Da para hablar, hablar y hablar. La lástima es que yo ahora no puedo hacerlo, pero que al menos te llegue lo que me ilusionaría disponer de un poco de tranquilidad junto al baobab.
Un abrazo

Joselu dijo...

Rosa, estoy eufórico, creo que ya he conseguido arreglar lo de los enlaces de comentarios. En otro ordenador los he visto ya en color. Me ha costado pero creo que ya está. Muchas gracias por tu interés.

Animal de fondo, me gustaría haber profundizado más en el post, pero con la disposición de tiempo que tengo estos días, no ha habido manera de hacerlo. Muchas gracias por tus palabras. Vuelve cuando puedas y quieras. El baobab y un té calentito te estará esperando.

Yolanda Molina Pérez dijo...

Joselu, no puedo menos que agradecer a Rosa, porque no podía dejar comentarios, en Profesor ya se había hablado del tema y Animal dijo que si pasaba por encima...., pero yo no lo logré, en fin...
El post sobre la Makeba desató un sinfín de nostalgias, así apodábamos a mi primera nana, en una época en que no había cumplido los cuatro años. Me gusta llegarme hasta aquí y disfrutar de tu tierna visión africana, algo de ella ya había visto, pero hasta ahora creo que era como el enamorado que no quiere o no puede admitir la verdadera fuerza de su pasión y un buen día, decide compartirla con todos. Gracias por crear otro remanso, un abrazo

Víctor Manuel dijo...

¡Por fin puedo comentar! Es una delicia leerte, y después encontrarme con un comentario como el de Rosa que es una nota en sí mismo.

Lo que quería decirte, y reitero tras leer este escrito, es que veo muchos paralelismos entre lo que cuentas aquí y mi experiencia de la vida en Latinoamérica -- tal vez porque en esta parte de Latinoamérica de donde vengo (la misma que Rosa) tiene una herencia africana fuerte, aunque se lo niege por nociones racistas.

Sin embargo, a mi ahora me ha tocado vivir en el norte, donde el individualismo es una de las herencias anglosajonas más preciadas. Puedo ver las ventajas y desventajas de ambas visiones del mundo y me encuentro eternamente enfrascado en la lucha por un balance que tal vez no exista.

Joselu dijo...

Es cierto lo que dices: el individualismo y el colectivismo tienen ventajas y desventajas. Nos atrae esa visión africana de la vida porque nosotros estamos inmersos en ese individualismo tremendo que domina occidente. El límite es la desregulación financiera que ha campado por sus anchas con resultados a la vista. El liberalismo radical lleva al desastre. El colectivismo lleva a la solidaridad pero también a la detención del progreso, y el ansia de mejorar de los individuos pues todo se subordina al conjunto. Ese balance que citas puede ser necesario. Gracias por tus palabras. Rosa Silverio, Yolanda Pérez, Animal de fondo y tú sois unos visitantes de lujo con los que me siento enormemente a gusto. Y tres sois latinos, y Animal, un enamorado de Cuba. ¡Qué gozada!

Malo Malísimo dijo...

Hermoso, Joselu y muy evocador.
En parte me recuerda mi niñez, apenas había puertas cerradas. Lo del robo me parece lo más racional del mundo. Es lógico, brutalmente lógico. Y ese concepto de la obligación deberíamos de como poco aprenderlo en la escuela.
En África el hombre continúa siendo social, y el hombre social y conviviendo en pequeños núcleos comparte con todos, todo lo que tiene. El hombre occidental olvidó hace tiempo que es eso de la sociedad, que es eso de compartir. Nos hemos vuelto gregarios porque nos necesitamos, pero no somos sociales. Demasiado egoistas
Que pases una magnífica noche bajo el baobag con tu familia y amigos

Alonee dijo...

....buenas tardes, Joselu:
acabo de conocer tu blog, a través de un@ de tus lector@s...
estoy impresionado... sobre todo por mi ignorancia acerda de toda la cultura y constumbres africanas. El tema del colectivismo ha sido como un sopapo para abrir los ojos...
con tu permiso te seguiré leyendo....

un saludo

Sill Scaroni dijo...

Joselu !
Tu blog es siempre un lugar donde respiro con libertad.
Gracias por compartir tantas informaciones de nuestra querida Africa.
Que hermosa comprensión de la vida hace el colectivismo africano.
Buen 2009 para ti.
Un abrazo.
Sill

Malo Malísimo dijo...

Esta tarde fui al Corte I en busca ¿como no? de algún regalo, y en la sección de libros ojee uno de fotografías de Africa realmente precioso, el autor es sudafricano y se llama si mal no recuerdo, espero no escribirlo mal, Steve Bloom. Retrata no solo la naturaleza en estado puro, retrata algo más, las danzas, los saltos verticales, las miradas, los cuerpos. Realmente maravilloso.

Joselu dijo...

Malo, malísimo, creo que he visto el libro también en El Corte Inglés. Me llamó la atención pero no lo pude ver porque todos estaban plastificados, pero cuando vaya pediré que me desprecinten alguno, ahora que me lo has señalado. Recibe un abrazo, amigo.

Novicia Dalila dijo...

¡¡¡Madre mía Joselu¡¡¡
Estoy alucinada y encantada con esta faceta tuya.
Me parece estupendo que la diferencies de la "cotidiana", por llamarla de alguna manera.
Yo no tengo mucho tiempo, siempre voy pillada y corriendo, pero encontraré los momentos para venir aquí a leer tus entradas.
Me ha encantado lo poco que me ha dado tiempo a leer...

Gracias por esto

LUIS ROSER RODRIGUEZ dijo...

hola joselu, hacía mucho que no me pasaba por tu blog, feliz año 2009,

me ha gustado mucho tu entrada, el final es muy bonito y tienes mucha razón es una pena lo de la crisis por que esto ayuda mucho en sus paises y sus sueldos son el sustento y las ilusiones de muchas familias.

Un saludo y felicidades por tu blog africano

Kim Basinguer dijo...

Me ha encantado saber todas esas pequeñas cosas de un pueblo hermano.
La crisis hará que no les den trabajo, pero no se lo darán tampoco a los españoles,cobran más.

Mita dijo...

Es precioso como lo cuentas. Es en esencia el mismo germen que llenaba la vida de nuestros abuelos y bisabuelos.
Besos

TengoEstudios,PerodeLetras dijo...

África apenas existe desde que se acabaron las existencias del supermercado mundial que era.

Antrophistoria dijo...

Hola Joselu.

Es la primera vez que entro en tu blog, no lo conocía antes. Me ha gustado lo que he leido, así que me tendrás por aquí amenudo. Faltan blogs tan buenos como los tuyos por la red.

Un saludo.

lisebe dijo...

Amigo Joselu:

Quizás te sorprenda mi visita vengo de la manita de nuestra amiga Novicia.

Verás me encanta, como expones vivir en Africa.

Me has hecho recordar tantas cosas de cuando estuve trabajando en Kenia que quería agradecerte, tu sensibilidad ante las circunstancias de este continente.

No dudes que me verás más por estos lares.

Saludos cariñosos

Marciano Ansotano dijo...

Hola Joselu.

Llevo unos días sumido en un profundo sueño en torno a la vida aborigen australiana. He sentido la necesidad de visitar este cuaderno de África y poder comprobar grander similitudes en conceptos básicos de la vida: la concepción de la propiedad, el sentido espiritual de la existencia, la percepción del tiempo, ...el maltrato y la humillación constante por parte de la cultura civilidada occidental.

Creo que se puede decir que, en resumen, hay conexiones claras en el sentido que dan a la vida ambos pueblos.

¿Cuándo crees que se hace uno viejo para mandar todo a paseo, lanzar la ropa por el aire y convertirse en feliz salvaje?.

Libertari@s dijo...

Hola compañero!!!Sería un honor participar en el homenaje colectivo a Benedetti.
Y que chido encontrarme con tu página y tus pensamientos, le hecharé una leida a tu blog, se ve en extremo interesante.
Saludos desde México
Suerte y Ventura!!!

Patricia dijo...

Acabo de conocer tu blog y me quedo fascinada por cada explicacion, ojala un dia tenga la dicha de conocer Africa, esta en mi lista y me impresiona. Un poco que la forma de vida se parece a otras culturas por el mundo, ese mirar del tiempo lento y la colectividad son caracterizticas que se van perdiendo en otros lugares.
Un placer leerte, vengo seguido, gracias,
saludos!

MARIPOSAZULADA MJ dijo...

Hola. Felicidades por tu blog, me ha encantado. Soy una enamorada de África.
Saludos y mucha suerte desde VK.

Rose Kavalah dijo...

¡oh! qué bonito y buen texto

Josep Fábrega Agea dijo...

Un artículo digno de ser leído en "Educació per a la Ciutadania".
Salutacions.

RECOMENZAR dijo...

Tus letras tienen sabor........... el sabor de lo lejano y mientras te escribo siento el latir de ellas........ bajo mis manos
Gracias por compartir

Gladys Pacheco dijo...

Hola Joelu,vine a conoserte,y agradeserte que estes en mi espacio,gracias por compartir,asi
conosemos más de la cultura Africana,tienes un blog muy interesante,me quedare para seguir
visitandote.
Un abrazi grande que tengas una bella semana.

Le Mosquito dijo...

Saludos, Joselu:

Si en la lectura de tu artículo no hubiese leído el nombre África, habría pensado que escribes una semblanza de España, y describiéndola no demasiados años atrás.

Seguro que aún quedan rincones africanos en la España de hoy, como seguro que muchos conservamos alguno en nuestra memoria. Por eso, quizás, dices sentir una especial tristeza...

Un placer de lectura.

Gracias.

Fdo:
El chico de los villancicos

;-)

Franziska dijo...

En primer lugar quiero darte las gracias por tus comentarios sobre las gaviotas de Lloret de Mar.

Con mucha frecuencia he encontrado tus comentarios en el blog de Eloi BLQ.

Me ha sorprendido este blog y he leído con mucha atención e interés tu narración sobre los hábitos familiares en Africa. Opino que se conservan las raíces familiares y que esto proviene de los hombres de las aldeas. Mis padres eran asturianos y sabes, cuando yo era niña, fue en un pueblecito llamado Candás, que viví una experiencia semejante a la que tú cuentas. Nuestra visita -todo el verano- era algo que ponía contentos a todos, nos daban lo mejor que tenían y lo mejor era el cariño con que lo entregaban. Nunca podré olvidarlo. Porque hay algo muy humano y entrañable en ese comportamiento, la familia extensa que protege a todos y cada uno de los miembros. Todas esas costumbres se van agotando en las ciudades de España.

Te prometo que, poco a poco, iré entrando en los otros blogs, supongo que no tendrás ningún inconveniente. Pero de éste sobre Africa, ya puedo decir que me ha enganchado.

Bertha dijo...

Joselu, no conocía este blog de reflexiones: que regocijo poder leer con tiempo y saborear esta parte tan viva aún y de la que muchos entre ellos me incluiría yo nos hace tanta falta sacar tiempo y poder disfrutarlo y sobre todo saborearlo.

-Vivo en Canarias aunque soy de la peninsula y te puedo asegurar que es la realidad tal cual.

Un saludo

Matt dijo...

Si, Joselu, Cuba es un paraíso.
Desarrollo humano, democracia, libertad de expresión.
Sigamos en ese mundo imaginario.

Ah, otra cosa: fraudedocumental.com

JORGE VINICIO SANTOS GONZALEZ VINICIO SANTOS dijo...

Solicito un indulto por el remanente de las bandas de secuestradores que me intimidan por mis calumniadores que me difamaron de prevaricador y de violador sexual masoquista por una ignominia sexual necrofílica desde el año de 1,992 en la ciudad de Guatemala y en el interior de la república y ahora en residenciales San José en San José Pinula, Guatemala. Los sitios de los tales son: losazacuanes@bandasdesecuestradores.org; losazacuanes@bandasdesecuestradoresguatemala.org; losazacuanes@bandasdesecuestradoressanjosepinulaguatemala.org; losazacuanes@bandasdesecuestradoresresidencialessanjosesanjosepinulaguatemala.org; lasmazacuatas@bandasdesecuestradoresmercadovictorreyespursanjosepinulaguatemala.org y lasmazacuatas@bandasdesecuestradorescoloniasantasofiasanjosepinulaguatemala.org.

Atentamente:
Jorge Vinicio Santos Gonzalez,
Documento de identificacion personal:
1999-01058-0101 Guatemala,
Cédula de Vecindad:
ORDEN: A-1, REGISTRO: 825,466,
Ciudadano de Guatemala de la América Central.